Beneficios Terapéuticos

image88

Los ejercicios del Tai Chi Chuan son un método para prevenir la enfermedad y prolongar la vida, existen muchos estudios de prestigiadas instituciones de salud alrededor del mundo que han vuelto los ojos hacia el Tai Chi y han realizado investigaciones acerca de los beneficios de su práctica. A continuación mencionaremos algunos de estos positivos efectos sobre el sistema humano. 


1. "Sistema Nervioso Central y el Cerebro"

Se extiende desde la base de la columna vertebral hasta el cerebro, 

por medio del sistema nervioso recibimos información tanto del exterior como del interior de nuestro cuerpo, a través de él se transmiten las reacciones del cuerpo al cerebro y dirige los movimientos de las extremidades y los órganos de los sentidos. La práctica regular del Tai Chi ayuda al estudiante a lograr cambiar del modo de «combatir o huir» de la rama simpática del sistema nervioso autónomo, provocado principalmente por los efectos del estrés, al modo saludable y restaurador de la rama parasimpática, en la cual, el cuerpo tiene la oportunidad de curarse y restablecerse a sí mismo día con día. 

Para lograrlo, el «dialogo interno» del córtex cerebral debe detenerse. Estudios realizados mediante el encefalograma han demostrado que durante y después de la sesión de práctica, el córtex cerebral entra en un estado de calma y tranquilidad que muy pocas personas logran experimentar, incluso durante el sueño. Habitualmente, una persona normal utiliza solamente entre el 10 y 15% del total de sus células cerebrales; 

el electroencefalograma ha demostrado que el Tai Chi activa alrededor del 90% del cerebro humano no utilizado, activando hasta las capas más profundas con corrientes bioeléctricas estimulantes de zonas dormidas donde anteriormente no se reportaba actividad. 

Los resultados de esto, son una mejora significativa de la memoria y del aprendizaje y otros factores de la inteligencia, como la potenciación de las funciones fisiológicas controladas por el cerebro. 

Los médicos recomiendan para ayudar a evitar enfermedades como el Halzheimer, que se mantenga un trabajo cotidiano de la mente, 

esto logra que se mantengan las corrientes bioeléctricas del cerebro y la práctica regular del Tai Chi es un excelente método de apoyo a este respecto.  


2. "Sistema Inmunológico"

Aunado a la mejora de las funciones del cerebro, se observa una mejora del sistema inmunitario y la resistencia a las enfermedades. 

Los Glóbulos blancos juegan un papel determinante en el proceso de protección del organismo, la práctica constante del Tai Chi, ha demostrado que estas células depredadoras, aumentan tanto en cantidad como en su actividad defensiva. Análisis de sangre en practicantes de la disciplina, 

han demostrado así mismo un aumento en la producción de Linfocitos-T en la glándula Timo, éstos, constituyen otro factor determinante en los sistemas defensivos del cuerpo.  


3. "Sistema Circulatorio y el Corazón"

Uno de los efectos más notorios de la práctica es la mejora de la circulación sanguínea en todo el cuerpo, especialmente en el cerebro, 

las extremidades y los tejidos profundos de los órganos vitales. 

Cuando se practica este tipo de disciplina, es el Sistema Energético sobre el que se trabaja principalmente, y como reza un antiguo axioma chino: «Donde va la energía, va la sangre». La práctica del Tai Chi promueve que la energía llegue a todos los órganos del cuerpo y si llega la energía, llega la sangre; de esta manera se llevan el oxígeno y los nutrientes a todo el organismo con la finalidad de mantener y/o restablecer nuestra salud. 

Otro de los efectos notables es que unos treinta minutos de práctica al día reducen alrededor del 15% el pulso cardíaco y este efecto perdura horas después de haber terminado los ejercicios; esta reducción en el pulso cardíaco se acompaña de un aumento general de la circulación, debido a la acción de la respiración profunda realizada durante el desarrollo de las formas, lo que demuestra que la respiración diafragmática reduce la carga de trabajo al corazón, lo que ayuda a prolongar la salud y la vida de este órgano vital en nuestro cuerpo.  


4. "El Sistema Respiratorio"

La respiración profunda, propia de los ejercicios del Tai Chi, en la que se utiliza el diafragma, mejora en gran medida las funciones respiratorias y protege a los pulmones del daño que causa la contaminación del medio ambiente. 

La respiración diafragmática aumenta la oxigenación de la sangre en los pulmones, mientras que los movimientos realizados en las formas, mejoran la distribución del oxígeno en las células, dando como respuesta una potenciación en la eficiencia del sistema respiratorio.


5. "El Sistema Digestivo"  

El sistema digestivo se extiende desde la boca hasta el final del intestino en el área del recto; suministra toda la nutrición del cuerpo a partir de los alimentos que ingerimos. Uno de los efectos inmediatos de la práctica es el aumento de la secreción de la saliva en la boca, de las secreciones digestivas en el estómago y de fluidos digestivos esenciales en los intestinos, así mismo, se equilibra el pH de los fluidos digestivos, mejorando la digestión, la asimilación y previniendo la flatulencia y el estreñimiento. 


6. "El Sistema Endocrino" 

La función de las glándulas del sistema endocrino es la de controlar los órganos del cuerpo mediante la secreción de hormonas. 

Hay glándulas que segregan las hormonas a través de conductos, otras lo hacen directamente sobre el torrente sanguíneo, la sangre lleva esas hormonas a todos los órganos regulando así su actividad. Existen muchas glándulas, entre las principales se encuentran: Las glándulas Pituitaria y Pineal se encuentran en nuestro cerebro, de diminuto tamaño pero de gran importancia en los procesos corporales. La acción de la pituitaria influye en la demás glándulas endocrinas, como la tiroides y las suprarrenales; algunos de los efectos de la pituitaria tienen que ver con el control de la pigmentación de la piel, las proteínas de los huesos largos y la maduración de los órganos sexuales. La glándula Pineal, según la tradición médica taoísta, tiene que ver el con el control del crecimiento sexual y retarda los procesos del envejecimiento. La glándula Tiroides se localiza en el cuello, una de sus funciones principales es la de almacenar la mayor parte del iodo en el cuerpo, sus hormonas aceleran la velocidad de oxidación al producir calor e infieren directamente en el metabolismo de los azúcares; estimulan al sistema nervioso, a las glándulas suprarrenales y a los órganos sexuales, además tiene que ver con el crecimiento de los huesos y los dientes, por lo que afecta directamente sobre el crecimiento del cuerpo. Las glándulas Suprarrenales se localizan en el área de los riñones, algunas de las hormonas de las suprarrenales regulan el equilibrio corporal de azúcar, potasio, sodio y minerales en la sangre. Otras hormonas tienen la función de contraer las arterias, estimulando al corazón e incrementando la presión sanguínea. Intervienen también en la relajación de los músculos respiratorios para controlar el asma y las alergias, ayudan a combatir infecciones y regulan el contenido de agua en el organismo, así mismo tienen que ver con las hormonas secretadas por los ovarios y testículos. Como mencionamos anteriormente, el Tai Chi y el Qigong, como parte de la Medicina Tradicional China, trabajan a nivel «energético», mientras que la medicina occidental trabaja a nivel «orgánico»; según los principios de la Medicina Tradicional China, los desequilibrios energéticos son los causantes de los trastornos tanto físicos, como emocionales y mentales.